Get It Now

Modernist theme

Netus et malesuada fames ac. Eget gravida cum sociis natoque penatibus et magnis.

FB. PIN. BE. INST. TW.

Yo,

nacido

en la cuna

Un bloque de barro, una mesa de café, una luz de neón y mucho, mucho frío.

Las manos, herramientas únicas y extraordinarias del artesano, estaban heladas. Sólo un paño cálido podría calentarlas y hacerlas móviles para dar forma a la arcilla y hacer del pesebre napolitano, un maravilloso trabajo de transformación. ↴

Crecí en el taller de mi padre, en el corazón de la casa, donde vi a mis hermanos, mis hermanas y mi mamá trabajando en cerámica pintada a mano y cocinada. Inmediatamente entendí que mi destino era modelar la arcilla, pintar, dar forma a los pastores napolitanos, ya que mi historia, mi vida, era un preorden genético. Una continuación de sangre. A diferencia de muchos que eligen su trabajo una vez que se convierten en adultos, desde temprana edad simplemente seguí el río que me generó, cada vez más consciente de lo que hago. Y para mí siempre es una gran alegría poder comunicar el significado profundo de mis obras a quienes las encargan, las compran y las traen a su mundo. Y luego me vuelve a llamar porque captó ese sentido con toda su alma. Mi deseo es precisamente esto, crear una obra de arte de pesebre que, como cualquier obra de arte, vaya más allá de su valor económico.

Soy Ulderico Pinfildi, hablan de mí como de un artista. Dejo a los demás la tarea de definirme. Yo soy y me siento desde siempre un trabajador. En mi taller en Nápoles sigo esta historia. Mis obras, mis pastores, cada pequeña o grande escultura mía son como hijos para mí y llevan la señal de la primogenitura. Quien lleva a su casa una obra mía lleva consigo toda mi historia, toda mi pasión y todo mi amor que pasé para esta obra. Quien compra una obra mía entra en el río que me generó e por sus aguas se deja llevar.

El Siglo

XVIII

sale al escenario

La historia del arte nos enseña que a lo largo de los siglos los artistas se han observado, cada uno de ellos ha tratado de estudiar las técnicas del otro. También me pasó a mí.

Pero, ¿qué miraron los pintores al realizar sus obras? ¿En quién se inspiraron? ¿Qué papel jugó la escultura para un pintor? ¿Y la pintura para un escultor? ↴

A estas preguntas encontré una respuesta a través de la observación del arte de los pesebres. Uno de los ejemplos más llamativos es la academia “mendigo”, expuesta en Nápoles en el Museo San Martino, claramente inspirada en el Adán pintado por Michelangelo en la bóveda de la Capilla Sixtina.

De esta manera descubrí el potencial que puede ofrecer el panorama ilimitado de las obras artísticas. Así que comencé a hacer Madonnas inspiradas en las obras de Raffaello y Caravaggio, academias modeladas mirando al contrapuesto de Michelangelo, me inspiré en las caras representadas en las pinturas del siglo XVII, puntualmente repropuestas en una fisonomía idéntica de las características somáticas en los pesebres más famosos del siglo XVIII. Las mismas escenografías de pesebres están inspirados en las pinturas y dibujos de Giacinto Gigante.

Estas no son copias o imitaciones, sino referencias, remisiones a obras famosas en una forma de lectura que todavía motiva a los artistas a crear nuevas figuras y escenarios, a través de la mención continua de obras de grandes artistas, que han dejado un signo indeleble como el alma de la inspiración.

El Siglo

XVIII

sale al escenario

La historia del arte nos enseña que a lo largo de los siglos los artistas se han observado, cada uno de ellos ha tratado de estudiar las técnicas del otro. También me pasó a mí.

Pero, ¿qué miraron los pintores al realizar sus obras? ¿En quién se inspiraron? ¿Qué papel jugó la escultura para un pintor? ¿Y la pintura para un escultor? ↴

A estas preguntas encontré una respuesta a través de la observación del arte de los pesebres. Uno de los ejemplos más llamativos es la academia “mendigo”, expuesta en Nápoles en el Museo San Martino, claramente inspirada en el Adán pintado por Michelangelo en la bóveda de la Capilla Sixtina.

De esta manera descubrí el potencial que puede ofrecer el panorama ilimitado de las obras artísticas. Así que comencé a hacer Madonnas inspiradas en las obras de Raffaello y Caravaggio, academias modeladas mirando al contrapuesto de Michelangelo, me inspiré en las caras representadas en las pinturas del siglo XVII, puntualmente repropuestas en una fisonomía idéntica de las características somáticas en los pesebres más famosos del siglo XVIII. Las mismas escenografías de pesebres están inspirados en las pinturas y dibujos de Giacinto Gigante.

Estas no son copias o imitaciones, sino referencias, remisiones a obras famosas en una forma de lectura que todavía motiva a los artistas a crear nuevas figuras y escenarios, a través de la mención continua de obras de grandes artistas, que han dejado un signo indeleble como el alma de la inspiración.

Cada

pieza es ùnica

Los secretos de artistas pasados son mi punto de partida.

Siempre he recurrido a sus fuentes de inspiración, tratando de comprender qué herramientas utilizaron para dar forma, tallar y alisar la arcilla. Este trabajo de investigación me ha sido de gran ayuda para aplicar e innovar estas técnicas antiguas en la actualidad.
No es fácil hacer figuras de pesebre. Es un trabajo que requiere conocimientos especiales y materiales utilizados a menudo en otros sectores, a veces completamente ajenos al mundo de las bellas artes.
Es necesario saber modelar, pintar, pero también saber cómo usar el vidrio para crear los ojos de la figura del pesebre, tallar y cincelar la madera, preparar la pintura, coser las sedas, los algodones y el cuero. Debe estar familiarizado con las férulas, los cortadores o el torno. Mi investigación también se refiere a materiales, que son cada vez más difíciles de encontrar. No hay una tienda especializada donde encontrar los materiales adecuados para hacer un pastor napolitano y dar armonía a estas pequeñas estatuas. Los materiales más adecuados para construir pastores son producidos por artesanías que ahora están desapareciendo, son preciosos en su imperfección precisamente porque están hechos a mano y son únicos gracias a sus imperfecciones.
Cada pieza es única y representa el fruto de mi estudio continuo, destinado a enriquecer cada vez más mi trabajo en pesebres.

Todo nace aquì

Como

un artesana

Al contar la artesanía de mi trabajo, sólo puedo comenzar desde mis orígenes. ↴

Es imposible para un artesano separar la vida privada del trabajo. Crecí en el taller con mi padre, modelador, ceramista, entrenador, un artista ecléctico y con mi madre que pintaba en el taller con mi padre. Mi vida y mi trabajo siempre han sido dos mundos que representan un todo.
Esto me lleva a tener un gran respeto por los artesanos, porque detrás de cada trabajo grande o pequeño hay una experiencia personal y la gran pasión que cada artesano dedica a su mundo.
Conozco bien mi mundo de modelador de figuras de pesebres. Es un oficio antiguo.
Los gestos que hacen las manos en moldear arcilla o tallar madera, han sido los mismos durante siglos.
Éste es el encanto de una artesanía, su singularidad.
Los materiales son los mismos para todos, pero lo que marca la diferencia hoy sigue siendo el hombre.
El artista que con su creatividad y sus propias manos transforma el material dando vida a sus creaciones únicas e irrepetibles.

Vida

a las escluturas

Al dar forma a la figura de pesebre, comienzo a partir del estudio de los principales elementos anatómicos, los relacionados sobre todo con el movimiento y las expresiones, como la cabeza, la cara, los ojos, el torso y las extremidades, que voy a realizar de forma manual, meticulosa y detallada para lograr el resultado perfecto, es decir, crear un personaje que desempeñe un papel dentro de la escena del pesebre. ↴

Si es cierto que el pesebre representa una gran etapa en la que la vida se mueve como lo era en la Nápoles del ‘700, considero a cada pastor como un personaje que desempeña un papel definido de manera única y exclusiva por el diseño de la cara, de la ropa, el color de la tez y los accesorios con los que está adornado. Un conjunto de características a partir del cual podemos entender las peculiaridades de cada pastor, desde el lugar de origen hasta el trabajo que realiza, desde la extracción social hasta los orígenes étnicos: por lo tanto, encontraremos nobles, ricos, mendigos, rústicos, gitanos, y también orientales, circasianos, turcos, africanos y georgianos. Por lo tanto, estoy convencido de que la realización de un pastor no es solo el fruto de la inspiración y la inventiva, sino también el resultado de un cuidadoso análisis histórico y personalizado del período en el que se colocan las escenas de pesebre, organizadas como en una imagen fija, que por más de trescientos años mantiene igual su encanto.

Cabeza

la cabeza de la figura de pesebre representa el elemento clave del pastor, porque representa la cara del actor, el verdadero protagonista del pesebre. Modelado en arcilla, ya tiene las cavidades orbitales en las que se incrustarán los ojos de vidrio.

Maniquí

De alambre de hierro y estopa (o cáñamo), estructura de fundamental importancia para el éxito del pesebre, establece su forma y volumen y, por las características del material con el que está construido, hace que el movimiento sea suave y espontáneo.

 

Manos y pies de madera

Como en el pasado, incluso hoy en día están hechos de madera de lima o arce, están tallados y cincelados a mano y representan un indicador de la calidad del trabajo.
Debido a la calidad de los materiales utilizados, el movimiento de las figuras en la escena es fluido y natural y el riesgo de romper las extremidades se reduce considerablemente.

Ojos

nacen de una esfera de vidrio soplado que posteriormente se corta para obtener dos óvalos, dentro de los cuales se pinta el iris, la pupila y la parte blanca de la esfera ocular. Posteriormente, después de cocinar, se incrustan en la cabeza.

Vestido

Para completar el pastor, el vestido está hecho de seda. A menudo se usan galones dorados, adornos, botones plateados que hacen que la ropa sea particularmente preciosa.
Inspirado en la ropa que se usaban en el Reino de las Dos Sicilias, el vestido representa una mención auténtica de los trajes de la época, resultado de un estudio minucioso y fiel.

Anatomìa

de los personajes

Para mí, la parte más fascinante de mi trabajo es el modelaje.
Es insdescriptible la sensación que uno tiene cuando una idea, un pensamiento, cobran vida a través de mis manos para convertirse en una creación mía.
En la base de cada creación, sin embargo, también existe el estudio de la anatomía, un análisis en profundidad de la figura humana que, como para los artistas del pasado, todavía hoy representa una guía necesaria para cualquier artista, como para un escritor es esencial estudiar los clásicos.

ncluso en el arte del pesebre, el estudio de la anatomía es esencial. Modelar una cara, darle a su mirada una expresión realista, profundizar el análisis de la musculatura del cuerpo humano en su totalidad, son pasos fundamentales para crear un desnudo, lo que en mi sector se conoce como "Academia". Una figura creada según estos cánones se convierte en la mayor satisfacción para el escultor.
Con el tiempo me di cuenta de que mi suerte es precisamente la de poder expresarme, contar de mí, mis pensamientos, mis sentimientos al modelar mis figuras, al igual que el escritor con su pluma.
Esperando, con humildad, dejar una marca.

News

Sold